MOMENTOS OLÉ

Algunos datos a propósito de los encurtidos

Sabemos que te encantan los encurtidos y que, por eso, en estos momentos estás leyendo este artículo. Tenemos también la seguridad de que disfrutas de los #MomentosOlé como merece cada ocasión, pero, por si acaso, hemos querido recopilar para ti algunos datos interesantes que quizás desconocías sobre este aperitivo tan típicamente mediterráneo.

. Para hallar el origen histórico de los encurtidos nos trasladamos a la antigua Mesopotamia, donde, de acuerdo con datos analizados, se asegura que llevan preparándose alimentos siguiendo esta técnica desde hace más de 4.000 años. En concreto, la historia de la conservación de alimentos está directamente relacionada con la supervivencia humana. Las reservas de alimentos eran necesarias para soportar los fríos inviernos, las sequías que se alargaban en el tiempo o rutas prolongadas. Se encurtía en salmuera o a través de la fermentación y en ocasiones se añadía hierbas, especias, sal y azúcar. Posteriormente, llegada la época de la industrialización, la elaboración de conservas caseras y artesanales y de las conservas volvió a tomar fuerza como alternativa a la degradación y contaminación de los alimentos. Y es que, de esta manera, se aprovechaba al máximo productos como las verduras, aumentando así su consumo y mejorando la salud de la población.

. Los encurtidos se asocian, en muchas ocasiones, con los “antojos” típicos del embarazo. El cerebro nos envía continuamente órdenes según las necesidades o deficiencias nutricionales de nuestro cuerpo. Aunque estas órdenes, lógicamente, no son exclusivas de las embarazadas, son frecuentes en esta situación de gran esfuerzo físico y químico para el cuerpo humano, en la que se necesita un extra de determinadas sustancias y nutrientes que, en ocasiones, pueden distar mucho de nuestros hábitos alimenticios diarios. De ahí que sean más visibles los llamados antojos en el embarazo. Entre los más comunes encontramos los pepinillos, cebolletas, aceitunas y encurtidos en general. Estos alimentos, ricos en ácido fólico, contienen además sodio, potasio y varias vitaminas y además el vinagre ayuda a mitigar las naúseas y la acidez estomacal.

          Antojo de encurtidos en el embarazo, una apetencia bastante extendida.

. Son el aperitivo ideal para consumir en la época primaveral. Al igual que los días, que se hacen más largos y luminosos, nuestro cuerpo también cambia, requiriendo del consumo de otro tipo de alimentos que favorecen el tránsito y que no son tan “pesados” a la hora de digerirse como lo son los alimentos típicos del invierno, de larga cocción y más calóricos. Y es que, ¡nuestro cuerpo es inteligente y sabe bien lo qué necesita en cada estación del año!

– Las aceitunas contienen los cuatro sabores básicos que distingue el paladar: dulce, salado, amargo y ácido, por lo que suponen una inagotable combinación con otros sabores e ingredientes. Esta versatilidad le ha permitido adaptarse progresivamente a los sabores locales predominantes en cada zona gastronómica del mundo. Esta fusión de productos foráneos con los sabores autóctonos ha dado lugar a la presencia de las aceitunas en los platos de medio mundo.

¿Conocías estos datos sobre los encurtidos?