MOMENTOS OLÉ

Siete datos curiosos sobre las aceitunas

La aceituna… ¿Qué sería de nuestros vermús y comidas sin ese irresistible aperitivo que llena tus momentos de alegría y sabor? Hoy te traemos unas cuantas curiosidades que quizá desconocías para que sepas un poco más sobre este fruto tan apreciado en nuestra cocina mediterránea.

1-Las aceitunas tienen más de 6000 años de antigüedad. Como te lo contamos. En aquella época nuestros ancestros las aliñaban con vinagre y miel, una mezcla muy habitual entre los pueblos mediterráneos. Y es que el olivo es un árbol de leyenda. Según la mitología griega, su origen está en la disputa entre Atenea y Poseidón por el patronazgo de la ciudad de Atenas. El dios del mar creó con su tridente al caballo, criatura vigorosa y veloz que tenía que competir con la creación de Atenea. Así, los dioses se encargarían de decidir cuál de las dos criaturas era más conveniente para la ciudad. Entonces Atenea, diosa de la guerra, creó el olivo, árbol cuyo fruto alimentaría, fortalecería a las personas y les proporcionaría luz y calor con su fuego en la noche. No fue difícil escoger. El olivo ganó con creces y, desde entonces, la ciudad pasó a llamarse Atenas en honor de la diosa.

2-Existen más de 2000 variedades, de las cuales 270 se cultivan en España. Nuestro país es uno de los mayores productores a nivel mundial de aceitunas. Por nombrar algunas de ellas: la arbequina, típica de la zona de Cataluña y el Alto Aragón, Hojiblanca, circunscrita típicamente a las zonas de Málaga, Córdoba, Granada y Sevilla, y cuyo nombre hace referencia al color blanquecino de las hojas o la Picual, la variedad más abundante de España y del mundo.

3-Cambian de color durante su maduración. En España la mayoría de las aceitunas negras son las mismas que las verdes, solo que se recogen ya maduras. Sin embargo, existen algunas clases de aceitunas que son oscuras desde el origen y van variando desde un color cobrizo cuando están verdes al negro más intenso en su momento de recogida.

El olivo, árbol milenario

4- Las aceitunas no se comen directamente del árbol, ya que contienen un compuesto muy amargo llamado Oleuropeína. Por eso, se dejan en salmuera durante mucho tiempo, endulzándolas sumergidas en una solución diluida de sosa que favorece la fermentación y la permeabilidad del fruto.

5-Reúnen los cuatro sabores básicos que detecta el paladar: ácido, amargo, dulce y salado. Esta propiedad permite que la aceituna combine con una gran variedad de platos.

6- Cada aceituna tiene solamente 9 calorías como promedio y un alto contenido en grasa, un 20% aproximadamente. No obstante, gran parte de sus grasas son beneficiosas, como el Omega 3 o el Omega 6.

7- El hueso de aceituna es una biomasa que sirve como alimento para suministrar calefacción y agua caliente a una vivienda o grupos de viviendas. Así que no solo tenemos un fruto rico y que combina con un sinfín de platos, sino que ayuda a la eficiencia energética y la reducción del consumo de energía. En definitiva, a que nuestro planeta sea un lugar mejor. En concreto, las calderas de biomasa se alimentan a partir de biocombustibles sólidos como los pellets de madera, astillas, huesos de aceituna o cáscaras de frutos secos.

¿Conocías estos datos curiosos sobre las aceitunas? ¿Hacen unas @LasToreras? 😉

Gildas boquerón @LasToreras. Un bocado gourmet delicioso.