MOMENTOS OLÉ

Tres series para disfrutar este otoño

La llegada del otoño nos trae paisajes coloridos, ganas de excursiones para apurar la luz al máximo y, por supuesto, planes hogareños que apetecen. Entre ellos, coger un buen asiento en el sofá y disfrutar de las múltiples opciones que nos ofrecen las plataformas digitales. Hablamos en concreto de tres series que nos han encantado y que, si todavía no conoces, te invitamos a que no pierdas la ocasión de ver.

Empezamos con una de humor. Mucho humor negro: Sex education. Si superas la treintena, la madre del protagonista te sonará por su papel en la exitosa serie noventera Expediente X. Y es que Gillian Anderson cambia totalmente de registro al pasar de encarnar a la agente Dana Scully a interpretar el papel de una madre liberal y algo alocada que trae de cabeza a su hijo adolescente.

Como decimos, Otis es un adolescente con problemas de adaptación en su instituto, en gran parte, “gracias” a su madre, una terapeuta sexual sin tapujos que lo avergüenza a la mínima ocasión. Por accidente, Otis escucha una conversación del abusador del instituto y, a través de una serie de enredos, acaba convirtiéndose en el consultor sentimental de los alumnos junto a otra avispada compañera artífice de la idea, Maeve, que necesita dinero para pagar sus clases, y decide montar con él un negocio a medias. Ella, la típica chica de familia problemática que, pese a mantenerse al margen de las tonterías del instituto, fascina a todo el mundo con su personalidad arrolladora.

Además de divertidas y surrealistas situaciones, la serie ahonda también en cuestiones sociales y de actualidad, pasando por el drama y la comedia, pero manteniendo siempre un espíritu divertido.

Unorthodox, basada en la biografía de Deborah Feldman, es nuestra segunda recomendación. Nos trasladamos a Nueva York, concretamente al distrito de Williamsburg, donde reside una comunidad judía ultraortodoxa, Satmar, cuyo origen se encuentra en Hungría. Allí nace y se cría nuestra protagonista, Esther Shapiro, “Esty”, que ha crecido sobre las bases del trauma de los supervivientes del Holocausto, en la que sus habitantes tienen entre sus responsabilidades compensar los millones de muertos en las guerras y los judíos tienen que vivir apartados del resto de la sociedad.

Esty, cansada de vivir bajo los estrictos preceptos de la comunidad y ansiosa de ver mundo y encontrarse a sí misma, un buen día decide comenzar una nueva vida en Berlín. Allí conoce a un grupo de estudiantes de música, una de sus inquietudes ocultas durante su vida en Nueva York, donde, de manera secreta, recibía clases de piano.

A través de varios flashbacks conocemos más a fondo su vida y costumbres, retratados con gran detalle. Todo ello aderezado con la magistral actuación de Shira Haas, la actriz israelí que da vida a la protagonista de la historia. Una serie que, en definitiva, te enganchará de principio a fin y que, por su corta duración (cuatro episodios) puedes ver en cualquier momento.

No podíamos terminar nuestras recomendaciones sin hacer mención a la archiconocida Stranger Things, que vuelve este otoño con su esperadísima cuarta temporada. Se trata de una serie que mezcla el suspense y la ciencia ficción con claros guiños al cine estadounidense de los ochenta, con referencias a películas de Steven Spielgberg, Wes Craven, Stephen King o George Lucas, así como al anime y los videojuegos de la época.

La historia se desarrolla en un pueblecito de Indiana, cuando un niño de doce años, Will, desaparece misteriosamente. Entonces entra en acción una niña con poderes telequiméticos, Once, que ayuda a los amigos de Will a rescatarle. Para ello tendrán que internarse en otra dimensión, el “mundo del revés” y luchar contra el poderoso enemigo, el Demogorgon (apodado así por Mike y sus amigos).

La desaparición de Will destapa una serie de investigaciones que explican los extraños sucesos que se están produciendo en la zona, producto de una serie de experimentos realizados por el gobierno en un laboratorio cercano.
La historia se entremezcla con los primeros amores del grupo de adolescentes, su abandono de la infancia, la lucha contra el mal y la madurez que, a marchas forzadas, van a necesitar para enfrentarse a las fuerzas desconocidas que acechan ahí fuera.

​Su maravillosa banda sonora, que nos retrotrae a la década de los ochenta, sirve como broche perfecto a esta trepidante aventura.

¿Y tú? ¿Ya conoces estas series? ¿Te animas a buscar un buen asiento en el sofá y hacerte con un cargamento de Toreras? ¡A disfrutar! 😉


Mike y sus amigos en un fotograma de “Stranger Things”